Etapa 5. O Pedrouzo – Santiago de Compostela

Bueno última etapa y por ello decidimos esta vez hacerla de noche, no por nada en especial, sino por la experiencia de vivir una etapa nocturna y poder llegar prontito a Santiago.

Así que sin más salimos de la cama sin hacer apenas ruido, queremos que nuestros compañeros de Camino descansen y a salir a por nuestro último viaje.

Ya solo nos quedan 20 kilómetros, de los 80 de llevamos a cuestas, así que como nos vamos a rendir. Esta etapa también es complicada, sobre todo al final, antes de llegar a Monte do Gozo, hay una cuesta bastante complicada, pero nada que no hayamos pasado ya, también es cierto que el ánimo ya flojea y las ganas de llegar son tantas que los 20 kilómetros se llegan a hacer eternos.

Subimos por la Rúa do Concello, donde encontramos el Ayuntamiento y avanzamos, pasamos una pista de tierra cubierta de hojarasca y nos internamos entre un bosque de eucaliptos, creo que esta fue la mejor parte de la etapa, sobre todo al hacerla de noche, daba bastante miedo, je je je. Llegamos a San Antón, aldea de la parroquia de Arca.

Otro bosque nos espera a la salida de San Antón. Así hasta llegar a Cimadevila, ya llevamos 4 kilómetros. Seguimos una subida y nos encontramos una valla de separación repleta de pequeñas cruces y un monolito esculpido con el bastón, la calabaza y la vieira anuncia la entrada en el municipio de Santiago. Comenzaremos a escuchar aviones y es que vamos a rodear el perímetro del aeropuerto.

3. Fran
Fotografía de Francisco J. Tejeda White

Seguimos hacia adelante, pasando por San Paio, A Esquipa y Lavacolla, ya llevamos 9,5 kilómetros a nuestra espalda, sigo diciendo que esta etapa es dura, pero tendrá la mayor recompensa y es llegar a nuestro destino.

Pasamos el arroyo de Lavacolla, donde antiguamente los peregrinos se despojaban de sus sucias vestimentas y se lavaban ya que estaban cerca de Santiago.

Desde aquí, ya en pista asfaltada iniciamos una subida, para muchos, os prometo que era cómoda, para mí un verdadero infierno, pero al final de ella llegamos a Monte do Gozo, que me lo prometieron con unas vistas increíbles y realmente no vi absolutamente nada de esas vistas. Tiempo después me contaron que las vistas son desde el albergue, pero tengo que admitir que del cansancio que tenía no se me ocurrió acercarme a verlo.

5. Fran
Fotografía de Francisco J. Tejeda White

Allí solo recuerdo un cansancio extremo, fue la parada obligada y bastante gratificante, un refresco bien fresquito, nos quitamos las botas y unas cuantas fotos, pues tenemos aquí un gran monumento erigido en el año Jacobeo de 1993, que fue el mismo año que inauguraron el ya mencionado albergue de peregrinos, el más grande de todo el Camino de Santiago.

Nos volvemos a poner en camino, bajamos y nos vamos encontrando cosas curiosas, por lo menos a mi me lo parecieron, como esta casa, con estas maravillosas esculturas, me recordaron tanto a Hellboy que me enamoré de ellas.6. Vicky

Ya estamos en Santiago, solo queda seguir las conchas y llegar por fin a la esperada Plaza de Obradoiro, donde nuestra aventura termina, por fin hemos llegado a Santiago, por fin podemos la tan esperada catedral y disfrutar de esta ciudad tan bonita y tan amable.

Una vez llegados aquí, os recomiendo ir a por vuestra Compostelana, un pequeño y gran reconocimiento por terminar nuestro camino, siempre se comienza por una cosa u otra, si lo hacéis por religión, os dan un documento distinto a si lo hacéis por deporte o diversión, pero siempre es un reconocimiento bien bonito que la Iglesia da a los peregrinos en Santiago de Compostela.

La tenéis que recoger en el Centro Internacional de Acogida de Peregrinos, situado en la Calle Carretas nº 33.

Y para terminar el día estupendamente, nos adentraremos en la Catedral y así poder ver la maravilla y disfrutar del silencio, la quietud y descanso después de tanto caminado.

Anuncios