Etapa 4. Ribadiso de Baixo – O Pedrouzo

Ribadeiso-pedrouzo Vicky (2)bDespués de recargar fuerzas gracias a la naturaleza y al buen albergue de Ribadiso de Baixo, nos metemos de nuevo en la caminata. La subida que vais a ver para llegar a Arzúa es dolorosa, en serio, este momento es cuando me agradecéis no haber subido el día anterior y descansar en Ribadiso de Baixo. Así que con ánimo y con un buen desayuno a nuestras espaldas seguimos hacia adelante y sin demora.

Admito que quitando la subida que os acabo de comentar y la llegada a O Pedrouzo, apenas recuerdo nada de esta etapa, supongo que es por el agotamiento que tenía acumulado. Lo que sí recuerdo bien, es que en esta etapa, al igual que la última parte de la anterior es muy boscosa, adentrándonos en zonas donde los eucaliptos han tomado todo el poder

Así que lo que voy a hacer es deciros los pueblos por donde debéis de pasar y poco más porque como os digo, no la recuerdo apenas.

A 2 km de Arzúa, encontramos Preguntoño, de aquí evitamos la carretera y salimos por un túnel, hasta A Peroxa. Como ya os he dicho este panorama es muy boscoso, y realmente aquí nos adentramos en la Galicia rural, con bosques, prados y bastante ganado.Ribadeiso2

Después de pasar Calzada, dejamos el Concello de Arzúa para entrar en el Concello de O Pino que es el último antes de llegar a Santiago.

Seguimos caminando pasando por la población de Calle, Boavista, Salceda. Aquí nos desmarcamos unos metros de la nacional a la derecha, pasando junto al recuerdo al peregrino Guillermo Watt. Yo me la perdí, pues debí de seguir hacia adelante, como os digo, esos últimos días si que recuerdo el cansancio extremo. Ya visto el pequeño monumento regresamos al pie de la carretera y llegamos a Oxén. Pasamos por A Brea, A Rabiña, O Emplame.

Después nos dirigimos hacia una pista y descendemos bajo los eucaliptos. Aquí tenemos la opción de quedarnos en un albergue rural llamado Astrar o al albergue de la Xunta.

Si seguimos hacia adelante, pasamos junto al Mojón 20 y entre eucaliptos llegamos a A Rúa. Y pasado esto, por carretera ya asfaltada llegamos al borde de la N-547 y subimos junto a ella hasta O Pedrouzo.

5839361639_31d8db00fe_b
Fotografía de Francisco Jesús Tejeda White.

El albergue es bastante grande, no os asustéis pues se suelen hacer grandes colas aquí, como podéis ver en la fotografía.  Como todos en la Xunta cuesta 6 euros, tiene cocina, baños, duchas y literas. Además de un pequeño establo, pues hay gente que hace el camino a caballo y los animales también tienen derecho a descansar. Así que está es la última noche de andadura y hay que descansar.yp

Anuncios